La excusa más ingeniosa del mundo y 10 históricas

¿Te han cacho en la mentira? Tendrás que aprender a dar mejores excusas, como las que usaron los hombres argentinos que solamente querían tomar una cerveza en el bar…  Pues por cada bebida ellos estarían haciendo una buena obra en favor de la sociedad, así que sus parejas no podrían impedir que se reunieran con sus amigos a beber para ayudar.

¡Una gran excusa! ¿Verdad? Al menos fue lo que resultó de un anuncio publicitario de la marca cervecera argentinaCerveza Norte, que incluso ganó un Premio Clío por dicha campaña comercial.

La idea funcionó así: por cada cerveza que un hombre bebía en un bar, la marca asignaba un minuto de obras buenas, explica marcianos.com.mx. Entonces, un equipo de la cervecera estaba a cargo de las obras y éstas se pueden seguir a través de internet. Mientras tanto, un enorme contador en la calle, registraba los minutos que iban acumulándose.

Sin duda es la mejor excusa para tomarse unas chelas. ¿Cuál has usado tú? A continuación te presentamos una lista de los pretextos más sorprendentes que conocemos.

Adiós al equipo. El irlandés Stephen Ireland no ha vuelto a jugar con la selección de su país luego de que se escapara de una concentración diciendo que su abuelo había muerto. Una mentira que fue descubierta por la prensa irlandesa y que le costó dejar el equipo nacional.

¿Alguna vez recorriste a esta excusa?

¡Fue él, no yo! En caso del ciclista Tyler Hamilton, quien saldría positivo en una prueba antidoping, dijo que las células que habían sido encontradas en su sangre, no eran de él, sino de los restos de un gemelo no nato que se habían quedado en su organismo.

Me secuestraron. El jugador de fútbol brasileño, Paulo Rogerio, perdió un día del entrenamiento de su equipo diciendo que lo habían secuestrado, pero sólo de manera exprés. Lo mismo que hizo José Carranza, exfutbolista peruano.

La nación entera se disculpa. Japón, mostrando arrepentimiento por su pasado imperialista, hizo públicas una serie de excusas o disculpas para otras tierras, como:

“Japón está plenamente consciente de su responsabilidad por los graves daños causados en el pasado al pueblo chino por la guerra y lo lamenta profundamente”: Septiembre de 1972.

“Japón causó males y sufrimientos a pueblos de numerosos países, en particular de naciones asiáticas. Y con un sentimiento de profundo pesar y con sinceras excusas siempre presentes en el pensamiento, Japón ha resuelto constantemente, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, no convertirse en una potencia militar sino en una potencia económica, resolviendo todos sus problemas por una vía pacífica, sin recurrir a la fuerza”: el primer ministro Junichiro Koizumi en una cumbre afro-asiática en Yakarta en Abril de 2005.

Excusas de los egipcios. De acuerdo con el sitio historiasdelahistoria.com, quienes trabajaban en la construcción de las pirámides no eran esclavos sino trabajadores organizados, por lo que tenían que avisar cuando faltaban al trabajo. Los pretextos más comunes eran:

Embalsamar a un ser querido.
Picadura de escorpiones.
Fabricar cerveza para una celebración.
Embriaguez.

La enfermedad de la lectura
. Muchos le llamarían simplemente sueño, pero un trabajador aseguró que había caído enfermo por “leer demasiado“. Claro que la utilizó para no ir a trabajar.

Un final devastador. Un trabajador aseguró que quedó “muy mal después de ver el final de The Hunger Games“, y que por eso no le sería posible acudir ese día a laborar.

Increíble pero cierto. Un empleado aseguró que su pierna se había quedado atorada entre el vagón del metro y la plataforma, que por eso no había llegado a tiempo a su trabajo. Sus empleadores no creían la historia porque el hombre había llegado ileso, pero se pusieron a investigar y descubrieron que no se trataba de ninguna clase de mentira.

¿Correrías? Carlos “Kukín” Flores, el jugador de fútbol de Perú, fue encontrado en la calle en pésimas condiciones, por lo que la policía tuvo que acudir a su rescate. Él sólo dijo que se encontraba en ese estado porque cuando estaba en su habitación vio un fantasma, así que no tuvo más remedio de salir corriendo a la calle.

 

 

La culpa es de la pasta de dientes. Al menos eso dijo el ciclista Dieter Baumann, quien salió positivo en una análisis de antidoping y sólo dijo que eso era el resultado de las sustancias dopantes que sus enemigos le habían puesto en su pasta dental.

“Tengo mucho trabajo”, “No escuché mi teléfono” y “No entraba la llamada”: ¿te suenan familiares? Son las excusas más comunes utilizadas entre parejas.

¿Cuál es la excusa que te ha funcionado mejor?

¿Qué pretexto es el que más te han dicho?

 

 

Deja un comentario